proretoque
Entradas archivadas en la categoría Ecommerce

10 libros de fotografía profesional 2017

Hoy ofrecemos un paseo de la mano de 10 libros de fotografía profesional de reciente o próxima publicación que, a través de distintos enfoques y temáticas, abarcan las tendencias y necesidades del panorama actual para el fotógrafo profesional, el retocador y el diseñador de marcas y e-commerce. Libros para admirar, mirar y rastrear apoyos e ideas para la fotografía comercial de catálogo, comercio y modelos.

1. Peter Lindbergh: A Different Vision on Fashion Photography, por Thierry-Maxime Loriot (editorial Taschen)

 

La editorial de libros visuales por excelencia ofrece un recorrido completo Libros de fotografía profesional: A Different Vision on Fashion Photographyy honroso por la obra del alemán Peter Lindberg, fotógrafo que revolucionase la fotografía de moda con su cubierta para la icónica revista Vogue británica de 1990, y que marcó el comienzo de la era de las supermodelos. Coincidiendo con una retrospectiva organizada en Rotterdam (hasta febrero de 2017), el generoso tomo compila más de 400 imágenes, retratos y escenas, que revelan el papel primordial de la mujer en varias ocupaciones artísticas o posando para el retratista. Una inspiración de lujo de parte de uno de los mayores referentes mundiales.

 2. Family Photography Now, por VV.AA. (editorial Thames & Hudson)

10 libros de fotografía profesional y catálogo:  Family Photography NowLa cámara ha pasado a ocupar un lugar fijo en la vida familiar, como legitimación de su presente frente a los demás y como archivo de memorias. El fotógrafo, en muchas ocasiones, necesita replicar ese efecto de aura privada en su trabajo comercial, intentando que los retratos de grupo se manejen entre ese terreno de lo real y de lo inspirador. Para este volumen, se ha contado con las creaciones de varios fotógrafos a fin de retratar distintos modelos familiares en escenarios y escenas diversas. Toda una galería de alternativas para el retrato de conjunto que en fotografía comercial necesita reproducir con modelos esa atmósfera de calidez, extrañeza, cercanía y diversidad de modelos de familia contemporánea.

3. People of London, por Peter Zelewski (editorial Hoxton Mini Press)

Desde The Sartorialist, la fotografía callejera, que captura a individuos reales de manera más o menos improvisada, ha marcado una corriente de creaciónlibros de fotografía profesional para e-commerce y catálogo: People of London, por Peter Zelewski (editorial Hoxton Mini Press) fotográfica y también la forma en que la moda se vende al usuario, integrando cada vez más los productos y modelos en escenarios de tendencia, urbanos, cotidianos y reconocibles. Sean más o menos cercanos y accesibles los estilos que muestran esta clase de fotografías, libros como el de Zelewski consiguen resumir la esencia de un estado actual de diversos grupos de consumo, sus gustos y sus preferencias de representación. Las limitaciones demográficas no esconden que esto es, en el fondo, un retrato del objeto y del consumo antes que del tejido social, una bella fantasía que Zelewski trasladó primero a la National Portrait Gallery de Londres y ahora a páginas de papel, donde se halla un recorrido esencial por las gentes y las estéticas de la capital de referencia para la fotografía de moda. 

 4. The History of Sportswear: Fashion from Chanel to Wang, por Christian Blanken (editorial Bloomsbury)

La fotografía de ropa deportiva puede parecer en un primer vistazo menoslibros de fotografía profesional y catálogo:The History of Sportswear: Fashion from Chanel to Wang interesante que el trabajo aplicado a otras áreas de la moda. Sin embargo, la Historia de esta rama fotográfica revela que la funcionalidad no está reñida con la creatividad, y que prendas normalmente consideradas simples e incluso feas pueden encerrar la misma belleza y atractivo que otras piezas de vestir. A través de un recorrido por grandes marcas, la inspiración se encuentra también en las pasarelas. Las formas de extraer colorido e imágenes llamativas a la ropa de deporte resultarán útiles para e-commerce y marcas que deseen desprenderse del estigma que pesa sobre esta clase de accesorios y prenda.

 5. Brumby, por Nick Leary (editorial Thames & Hudson)

10 libros de fotografía profesional y catálogo:  BrumbyEs habitual que un fotógrafo de moda y celebridades desvele sus horas de trabajo junto a estrellas de ego volátil, y que el estudio no se centre tanto en la técnica fotográfica como en el diario de tintes sensacionalistas. El fotógrafo australiano Nick Leary ha optado por todo lo contrario: su libro no trata de su trabajo habitual, la fotografía de moda, sino que contiene una colección de retratos sobre su Australia natal que puede desvelar los trasvases entre ambos estilos. ¿Qué puede aportar el estilo de fotografía de moda a la fotografía artística, y a la inversa?

6. Capture Your Style: Transform Your Instagram Images, Showcase Your Life, and Build the Ultimate Platform, por Aimee Song (editorial Abrams)

La red social de fotografía Instagram no se está convirtiendo en una herramienta indispensable para el e-commerce únicamente por las imágenes shoppables, sino por la influencia que marca en los patrones de consumo. Aprender cuáles son las estéticas favoritas de la audiencia y qué estilo fotográfico causa una reacción libros de fotografía profesional y catálogo:  Capture Your Stylepositiva entre los consumidores puede suponer una valiosísima fuente información a la hora de presentar los productos y las fotografías de catálogo de una forma u otra Aimee Song es una joven pero veterana creadora de Instagram, con más de 3 millones de seguidores en su cuenta, y la fama le ha valido un prólogo de la diseñadora Diane von Fürstenberg y un conocimiento exhaustivo de qué secretos esconde la fotografía de moda, viajes, comida y decoración. El libro se orienta al usuario que desee construir su propia carrera en Instagram, pero a su vez supone una gran inspiración para desentrañar los trucos del estilo callejero y el gusto visual de las audiencias más jóvenes.

7. Unveiled: Wedding Photography Secrets from a World-Renowned Pro, por Andy Marcus (editorial Amherst Media)

libros de fotografía profesional y catálogoPorque la fotografía de boda no parece estar interesada en renunciar a su reinado en el sector fotográfico, no puede faltar un volumen que diseccione las últimas tendencias, en especial si es de la mano de un reputado fotógrafo que ha conseguido ser invitado a las bodas de estrellas de Hollywood. Marcus comparte sus trucos para sorprender en un terreno que requiere de unas enseñas comunes y a la vez ser original, la manera de combinar lo fastuoso y el buen gusto,y las técnicas para ser un director de orquesta que alcance la naturalidad y la sorpresa de los clientes más exigentes del mundo, los novios.

 8. Carli Hermès (editorial Lannoo)

El propio fotógrafo danés Hermes se encarga de mostrar su trabajo tras 25 años de experiencia en el sectorlibros de fotografía profesional y catálogo: Carli Hermès , descubriendo nuevas facetas publicitarias para marcas de alto nivel como Martini, Swatch, Levi's, Nike, o BMW. Un manantial de inspiración acerca de los modos de combinar la fotografía artística y la venta de producto, que además incluye imágenes nunca antes vistas del archivo del autor. 

 9. Julia Margaret Cameron's 'Fancy Subjects': Photographic Allegories of Victorian Identity and Empire, por Jeff Rosen (editorial Manchester University Press)

libros de fotografía profesional y catálogo: Julia Margaret Cameron's 'Fancy SubjectsPuede parecer una reliquia del pasado, pero Julia Margaret Cameron recreó escenas literarias, alegóricas y bíblicas con sus modelos en la segunda mitad del siglo XIX, que guardan mucha relación con las fotografías de moda que optan por reproducir escenas de cuentos o ambientes ficticios y pretéritos. La reciente muestra de su obra en la Fundación Mapfre de Madrid certificó que la influencia de la fotógrafa victoriana continúa en nuestros días, aunque sea de forma velada,y sus etéreos retratos pueden servir de inspiración y aprendizaje para catálogos estacionales o de colección que recurren a la expresión visual de una historia para mostrar sus producto.

 10. Helmut Newton, por June Newton (editorial Taschen)

Para cerrar el recorrido, otro grande, otro indispensable. 10 libros de fotografía profesional y catálogo: Helmut NewtonEn todos los sentidos: el fotógrafo alemán Helmut Newton pertenece al Olimpo de la moda y el volumen SUMO que editó Taschen en 1999 pesaba 35 kilos y se convirtió en objeto de subastas para coleccionistas. La bibliografía disponible sobre el creador es muy variada incluso dentro del propio sello Taschen, pero quizá no haya herramienta de consulta más inspiradora que este volumen XL, de formato más asequible y lujosa apariencia. Newton convirtió la fotografía de moda en un acto de provocación y en altavoz sobre las revoluciones sociales y sexuales que sucedieron durante la década de 1970, cuando era uno de los puntales de la revista Vogue. Desde su muerte en 2004, la influencia de Newton no se ha disipado a la hora de fotografiar a la mujer y la moda, cargadas de referencias pictóricas, cinematográficas y folklóricas. Un estallido de vida, voyeurismo y color incluso en sus característicos retratos en blanco y negro.

La fotografía de catálogo navideño: Un viejo nuevo conocido

Detrás de la elección de un creador de renombre que dirija el anuncio de alguna campaña comercial se encuentra una estrategia de marketing que arrastra tanto al consumidor como al comentarista cultural. Sin embargo, en su spot para la cadena de moda sueca H&M (link: http://www2.hm.com/es_es/free-form-campaigns-s03/7va-come-together.html), el cineasta Wes Anderson planteó sin quererlo el gran dilema de los catálogos de temporada, en especial del catálogo navideño ¿cómo conciliar los elementos de siempre en un espacio que debe ser original, pero que a su vez tendría que presentar el aroma de lo reconocible?

H&M by Wes Anderson

H&M by Wes Anderson

Una serie de pasajeros aparecen de manera aislada en sus vagones privados. Son personas desconocidas entre sí, seguramente sin nada en común, que en cuestión de poco tiempo deben reunirse para celebrar la fiesta más familiar, cálida e íntima del calendario. Al enfrentarse a los preparativos de un catálogo navideño, el fotógrafo o el equipo creativo tiene que reaccionar con la misma fluidez que la cámara de Anderson. Trasladar lo nuevo a un entorno que se repite año tras año; sembrar lo de siempre en un decorado inédito. La tarea de la fotografía de Navidad se encarga precisamente de anular el contexto del individuo y de transportarlo, como hacen los cuentos de Dickens, los anuncios de champán o el tren de Wes Anderson, a una escena intemporal y a cierto bucle de sentimientos.

catálogo navideño: Decoración metálica en Navidad 2

Todo el mundo espera los primeros síntomas usuales en los inicios de la temporada navideña y de esas primeras páginas o banners decorados con nieve, abetos y bastoncillos de caramelo. En ese sentido, es fácil darle al entusiasta de la Navidad lo que quiere, además de motivos para reafirmarse a quien la detesta. La gran barrera que se alza entre ambos es tan grande como la que existe entre el fotógrafo y el propósito de reelaborar la imagen navideña cada diciembre. En especial cuando los objetos que deben retratarse realmente no varían de año en año, e incluso llegan a repetirse en líneas que se acogen a las ventas seguras de motivos populares: la nieve, los abetos, los bastoncillos de caramelo.

La fotografía para fichas de producto de temporada en un e-commerce no entraña más misterio que en otras épocas, salvo por la importancia de trabajar muy bien la abundancia de objetos color nieve sobre los fondos blancos que emplean la mayoría de las tiendas online. La aventura comienza al tener que sumar todos esos objetos para fotografías de catálogo y lookbooks, sin repetir lo que se hizo un año atrás, aunque ese estilo no haya caducado. No es de extrañar que algunas marcas ofrezcan como novedades productos que en realidad son constantes del catálogo navideño, ya que la llegada del espíritu estacional es la gran noticia y la inspiración de ilusiones para el consumidor, antes que los productos en sí. En el anuncio de H&M no destaca la ropa, sino la paleta de colores y el mensaje que apenas necesita palabras. En un catálogo está el mismo centro de mesa, las mismas velas carmesíes y los mismos angelitos de yuca que el pasado diciembre, pero el fotógrafo, el director de escena, ha sabido reunirlos con una belleza que parece renovar la emoción olvidada durante el resto del año.

catálogo navideño: Decoración metálica en Navidad 2

Pero no es del todo cierto que la fotografía de producto navideña se aísla del contexto. Una de sus enseñas consiste en retomar el estilo desarrollado a lo largo del año y las modas más acusadas para realizar una transición natural y sorpresiva: de repente, la escena navideña es familiar (porque reproduce las líneas que el consumidor ya ha ido viendo a lo largo del año), pero totalmente distinta (sumándole los motivos de temporada). La diferencia, por tanto, no se encuentra casi nunca en los propios productos, sino en el movimiento de prestidigitador que los hace aparecer de la nada. Por ejemplo, comparando el catálogo navideño de Zara Home para las navidades de 2015 y de 2016, se observa la apuesta por una línea temática que guarda más relación con las tendencias de decoración del año que con la Navidad en sí: una Navidad bohemia para 2015 y una Navidad metálica para 2016.

El catálogo siempre persigue el objetivo opuesto a la fotografía de ficha de producto, pues pretende destacar el objeto en un entorno abarrotado. Esto complica las tareas de iluminación, en las que además deben predominar los tonos rojizos y amarillentos, y la necesidad de destacar pequeños elementos que espoleen los antojos del consumidor, puesto que los espacios representados son inaccesibles para la gran mayoría de las personas que vean ese catálogo. Si hay un engaño es porque entre ambas partes se reconoce la trampa. La ilusión, ese capricho tan navideño, de renovar lo que en esencia es repetitivo.

catálogo navideño: Navidad en equipo

 

A esta paradoja apela a menudo la gran cadena de muebles y decoración sueca IKEA, que en alguna campaña ha llegado a destacar la tradición nórdica de destruir los restos navideños después de Año Nuevo, a la espera de un lavado de cara el próximo diciembre. 

Sus productos navideños no suelen variar o se mantienen en una línea de colores rojos, blancos y grises, pero la gran estrategia de la marca consiste en reconstruir un espacio a partir de piezas básicas personalizables. Por ejemplo, su catálogo navideño de 2016 se basa en la división de audiencias principales de la marca (distintos modelos de hogar y familia), apelando a un conjunto de sensaciones que pueden ser recreadas gracias a unos pocos productos. Las fotografías consiguen destacar estos objetos aislados en escenas que, en realidad, no se diferencian tanto de cualquier otra escena fuera de temporada, y en las que además se recurre a productos presentes en tienda los 365 días del año, como las guirnaldas de luces o los farolillos.

catálogo navideño: Otra navidad hecha para ti

Lo que diferencia a la estrategia de fotografía de Zara Home de la de IKEA es su centro de atención, y no tanto la ejecución y la técnica, que en los dos casos es cálida y está plagada de tonalidades y objetos típicos. Mientras en las fotografías de Zara no hay ningún rastro humano, IKEA da el protagonismo a las personas. Ambas opciones contienen lo que viaja en el tren del spot de Wes Anderson: una travesía familiar y el flechazo de una tendencia (H&M sabe que Anderson ha conseguido un gran tirón estético entre la audiencia norteamericana desde 2014, así como Zara sabe que este año los fashionistas destacan los metales y no los fieltros).  

catálogo navideño Una mesa llena de sorpresasEl límite se alcanza cuando una marca convierte en toda una sutileza la presencia tanto de rastros navideños como de sus propios productos. Para su anuncio y web de temporada (link: https://es.burberry.com/cortometraje-festivo/), la marca de moda Burberry juega todas sus cartas al look de superproducción salpicada de esos pequeños detalles reconocibles (sus patrones y tejidos, la nieve y las luces). Todo lo opuesto al subrayado de los motivos navideños en el spot de H&M o en los acostumbrados catálogos de e-commerce.

En cualquiera de estos casos, tanto en vídeo como en fotografía, el engranaje principal de temporada son las historias entretejidas alrededor de los productos y que inspiran al consumidor, de manera que un buen catálogo navideño hará que su apuesta estética conduzca a la estación de siempre con la ilusión de visitarla por vez primera.

navidad de cine

Detrás de la elección de un creador de renombre que dirija el anuncio de alguna campaña comercial se encuentra una estrategia de marketing que arrastra tanto al consumidor como al comentarista cultural. Sin embargo, en su spot para la cadena de moda sueca H&M (link: http://www2.hm.com/es_es/free-form-campaigns-s03/7va-come-together.html), el cineasta Wes Anderson planteó sin quererlo el gran dilema de los catálogos de temporada, en especial del catálogo navideño ¿cómo conciliar los elementos de siempre en un espacio que debe ser original, pero que a su vez tendría que presentar el aroma de lo reconocible?

Una serie de pasajeros aparecen de manera aislada en sus vagones privados. Son personas desconocidas entre sí, seguramente sin nada en común, que en cuestión de poco tiempo deben reunirse para celebrar la fiesta más familiar, cálida e íntima del calendario. Al enfrentarse a los preparativos de un catálogo navideño, el fotógrafo o el equipo creativo tiene que reaccionar con la misma fluidez que la cámara de Anderson. Trasladar lo nuevo a un entorno que se repite año tras año; sembrar lo de siempre en un decorado inédito. La tarea de la fotografía de Navidad se encarga precisamente de anular el contexto del individuo y de transportarlo, como hacen los cuentos de Dickens, los anuncios de champán o el tren de Wes Anderson, a una escena intemporal y a cierto bucle de sentimientos.

catálogo navideño: Decoración metálica en Navidad 2

Todo el mundo espera los primeros síntomas usuales en los inicios de la temporada navideña y de esas primeras páginas o banners decorados con nieve, abetos y bastoncillos de caramelo. En ese sentido, es fácil darle al entusiasta de la Navidad lo que quiere, además de motivos para reafirmarse a quien la detesta. La gran barrera que se alza entre ambos es tan grande como la que existe entre el fotógrafo y el propósito de reelaborar la imagen navideña cada diciembre. En especial cuando los objetos que deben retratarse realmente no varían de año en año, e incluso llegan a repetirse en líneas que se acogen a las ventas seguras de motivos populares: la nieve, los abetos, los bastoncillos de caramelo.

La fotografía para fichas de producto de temporada en un e-commerce no entraña más misterio que en otras épocas, salvo por la importancia de trabajar muy bien la abundancia de objetos color nieve sobre los fondos blancos que emplean la mayoría de las tiendas online. La aventura comienza al tener que sumar todos esos objetos para fotografías de catálogo y lookbooks, sin repetir lo que se hizo un año atrás, aunque ese estilo no haya caducado. No es de extrañar que algunas marcas ofrezcan como novedades productos que en realidad son constantes del catálogo navideño, ya que la llegada del espíritu estacional es la gran noticia y la inspiración de ilusiones para el consumidor, antes que los productos en sí. En el anuncio de H&M no destaca la ropa, sino la paleta de colores y el mensaje que apenas necesita palabras. En un catálogo está el mismo centro de mesa, las mismas velas carmesíes y los mismos angelitos de yuca que el pasado diciembre, pero el fotógrafo, el director de escena, ha sabido reunirlos con una belleza que parece renovar la emoción olvidada durante el resto del año.

catálogo navideño: Decoración metálica en Navidad 2

Pero no es del todo cierto que la fotografía de producto navideña se aísla del contexto. Una de sus enseñas consiste en retomar el estilo desarrollado a lo largo del año y las modas más acusadas para realizar una transición natural y sorpresiva: de repente, la escena navideña es familiar (porque reproduce las líneas que el consumidor ya ha ido viendo a lo largo del año), pero totalmente distinta (sumándole los motivos de temporada). La diferencia, por tanto, no se encuentra casi nunca en los propios productos, sino en el movimiento de prestidigitador que los hace aparecer de la nada. Por ejemplo, comparando el catálogo navideño de Zara Home para las navidades de 2015 y de 2016, se observa la apuesta por una línea temática que guarda más relación con las tendencias de decoración del año que con la Navidad en sí: una Navidad bohemia para 2015 y una Navidad metálica para 2016.

El catálogo siempre persigue el objetivo opuesto a la fotografía de ficha de producto, pues pretende destacar el objeto en un entorno abarrotado. Esto complica las tareas de iluminación, en las que además deben predominar los tonos rojizos y amarillentos, y la necesidad de destacar pequeños elementos que espoleen los antojos del consumidor, puesto que los espacios representados son inaccesibles para la gran mayoría de las personas que vean ese catálogo. Si hay un engaño es porque entre ambas partes se reconoce la trampa. La ilusión, ese capricho tan navideño, de renovar lo que en esencia es repetitivo.

catálogo navideño: Navidad en equipo

 

A esta paradoja apela a menudo la gran cadena de muebles y decoración sueca IKEA, que en alguna campaña ha llegado a destacar la tradición nórdica de destruir los restos navideños después de Año Nuevo, a la espera de un lavado de cara el próximo diciembre. 

Sus productos navideños no suelen variar o se mantienen en una línea de colores rojos, blancos y grises, pero la gran estrategia de la marca consiste en reconstruir un espacio a partir de piezas básicas personalizables. Por ejemplo, su catálogo navideño de 2016 se basa en la división de audiencias principales de la marca (distintos modelos de hogar y familia), apelando a un conjunto de sensaciones que pueden ser recreadas gracias a unos pocos productos. Las fotografías consiguen destacar estos objetos aislados en escenas que, en realidad, no se diferencian tanto de cualquier otra escena fuera de temporada, y en las que además se recurre a productos presentes en tienda los 365 días del año, como las guirnaldas de luces o los farolillos.

catálogo navideño: Otra navidad hecha para ti

Lo que diferencia a la estrategia de fotografía de Zara Home de la de IKEA es su centro de atención, y no tanto la ejecución y la técnica, que en los dos casos es cálida y está plagada de tonalidades y objetos típicos. Mientras en las fotografías de Zara no hay ningún rastro humano, IKEA da el protagonismo a las personas. Ambas opciones contienen lo que viaja en el tren del spot de Wes Anderson: una travesía familiar y el flechazo de una tendencia (H&M sabe que Anderson ha conseguido un gran tirón estético entre la audiencia norteamericana desde 2014, así como Zara sabe que este año los fashionistas destacan los metales y no los fieltros).  

catálogo navideño Una mesa llena de sorpresasEl límite se alcanza cuando una marca convierte en toda una sutileza la presencia tanto de rastros navideños como de sus propios productos. Para su anuncio y web de temporada (link: https://es.burberry.com/cortometraje-festivo/), la marca de moda Burberry juega todas sus cartas al look de superproducción salpicada de esos pequeños detalles reconocibles (sus patrones y tejidos, la nieve y las luces). Todo lo opuesto al subrayado de los motivos navideños en el spot de H&M o en los acostumbrados catálogos de e-commerce.

En cualquiera de estos casos, tanto en vídeo como en fotografía, el engranaje principal de temporada son las historias entretejidas alrededor de los productos y que inspiran al consumidor, de manera que un buen catálogo navideño hará que su apuesta estética conduzca a la estación de siempre con la ilusión de visitarla por vez primera.

navidad de cine

Capas y máscaras en el retoque digital en eCommerce

¿Quieres saber cómo usar las máscaras de capas en Photoshop para conseguir un buen resultado final en las fotografías de un catálogo de eCommerce. Te contamos todos los trucos para hacer un buen uso de las capas y máscaras.

Caso de éxito: Cristina González Gabarró

La fotógrafa y retocadora Cristina González Gabarró considera a ProRetoque su salvavidas. Sin su ayuda, no podría manejar el volúmen de imágenes que necesita en su día a día, especialmente en fotografías de producto para eCommerce.