el arte del retoque

El retoque de prendas al aire para eCommerce

Fotografía de falda al aire para eCommerce
En una tienda online de moda podemos encontrar, al menos, dos tipos de fotografías de producto: las realizadas con un modelo que presenta los looks del catálogo o con las propias prendas sobre un fondo, lo que se conoce como ‘prendas al aire’.

La fotografía de prendas al aire es uno de los pilares para las fichas de producto de un eCommerce de moda. Es más, aunque la fotografía inspiracional, con modelo y en un contexto determinado, ocupa muchos catálogos de moda, las prendas al aire siguen siendo la base fundamental para que el cliente pueda apreciar las características del producto con todo detalle. De hecho, esta forma de presentar las prendas ha evolucionado hasta la utilización de la fotografía en 360°, de la que hablaremos con detalle más adelante.

En este post vamos a ver, en primer lugar, cómo trabajar desde el estudio con este tipo de imágenes para conocer después cuáles son las claves para un buen retoque de fotografías de prendas al aire.

La toma de las fotografías

Por regla general, la fotografía de prendas al aire necesita de determinados elementos y trucos para sujetar y rellenar el producto: maniquíes, hormas, perchas o hilo de pescar.

Si algo diferencia a la toma de fotografías para confeccionar un catálogo de prendas al aire es la realización de fotografías de recurso. Se ha de contar con la representación de todos los ángulos posibles para que, por un lado, entre todos ellos terminen configurando la imagen completa de la prenda, y para que, por otro lado, esas imágenes se puedan utilizar en postproducción en el momento del retoque.

Uno de los aspectos que a veces se descuida en las fotografías de recurso es la correspondencia del foco. Cuando se procede a tomar las imágenes de recurso, hay que tener en cuenta que los planos de detalle estén enfocados al mismo nivel que la fotografía de partida. De lo contrario, podría ocurrir que, por ejemplo, una imagen de recurso de unos cordones traseros muy enfocada no case con la imagen final de un zapato cuyo centro focal se sitúa en la parte frontal.

Tampoco hay que perder de vista el concepto de la perspectiva. Tomar las fotografías de forma ordenada, utilizando marcas y líneas en el estudio como referencia para los distintos ángulos de la prenda, liberará de gran parte del trabajo a los retocadores encargados de dar el toque final a las imágenes.

Los tres retoques clave en fotografía de prendas al aire

Una vez hechas las fotografías de las prendas, es en la fase de postproducción donde se otorga homogeneidad al conjunto. Las prendas suelen pasar primero por un proceso de silueteado o trazado y separación del fondo para ser colocadas más tarde sobre un fondo determinado.

Por otro lado, más allá de la corrección de aspectos generales como las arrugas, hay tres detalles del retoque que son clave para que la visión de prendas al aire quede perfecta:

  • Tamaños

Lo más importante a la hora de trabajar con estas fotografías sin modelo es que las referencias de tamaño casen unas con otras. Hay que tener en cuenta el tamaño del producto en las distintas imágenes que se van a utilizar para la propia ficha de producto. Para ello, se utilizan guías, que son imágenes de referencia que dan información para poder llevar las distintas imágenes de la prenda a un mismo tamaño. En el lienzo, esas guías tienen un tamaño en píxeles en el que hay que encajar todas las fotografías de una misma prenda.

Por otro lado, también hay que homogeneizar la vista general del catálogo, teniendo en cuenta la posición relativa de cada una de las prendas. Por ejemplo, en un eCommerce de calzado, la diferencia de tamaño entre unas botas y unas sandalias es notable, por la que hay que proceder al reescalado de las imágenes para que el resultado sea homogéneo cuando colocamos unas al lado de las otras.

  • Perspectiva

El atributo más importante con el que hay que trabajar para ofrecer una correcta perspectiva de la prenda es el de la iluminación. La definición del juego de luces es clave para dar realismo a la prenda. Además, la coherencia en los puntos de luz es sinónimo de calidad en la fotografía, lo que creará además una mayor sensación de confianza en el eCommerce.

Por otra parte, la homogeneidad de las sombras se desprende del tipo de iluminación utilizado. Normalmente las sombras propias de la fotografía original se pierden con el silueteado de la prenda, por lo que han de ser recreadas digitalmente con retoque.

En cuanto a las fotografías de recurso tomadas en el estudio, se utilizan, sobre todo, cuando la prenda lleva algún relleno –como un maniquí invisible que sujete y rellene el contorno de la prenda- habrá que eliminarlo después por completo con retoque. A continuación, se clona la parte trasera de la cinturilla de una fotografía de recurso del interior del pantalón, y se coloca sobre la trasera de la imagen que se va a utilizar. De esta forma se recrea la sensación de profundidad y realidad de la prenda. Este retoque puede rematarse con un ligero licuado para ajustar las formas.

  • Color

Por último, hay que tener en cuenta que todos los retoques que juegan con la luz y las proporciones pueden ejercer variaciones en los aspectos del color. Por ello, es fundamental comprobar que este atributo se mantiene con los mismos parámetros en todas las fotografías y, sobre todo, que se ajusta al color real.

Uno de los errores más comunes que se cometen al trabajar con el color y su luminosidad es editar las imágenes con mucho zoom, muy cerca de la zona a corregir, y no atender al aspecto global de la prenda. Para un correcto resultado es clave retroceder a una vista general y asegurarse de que no se han producido alteraciones en la prenda que revelen que la imagen ha sido corregida.

También te podría gustar...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

retocador fotográfico profesional Crea ya tu cuenta y consigue tus fotos retocadas