proretoque

Entrevista al gran César Segarra

Desde pequeño se le iban los ojos a numerosas facetas artísticas, dando cuenta de una curiosidad creativa que hoy le ha llevado a ser el inequívoco César Segarra. Principalmente fotógrafo, en su obra sigue apreciándose el amor por el teatro, la moda y la pintura. Su corazón reside en Barcelona (donde nació en 1986), quizá paseándose por los Jardines de Mossèn Costa i Llobera, pero los pies le llevan entre capitales de todo el mundo y sesiones de fotografía para revistas como Vogue, Esquire, Vanity Fair, Galería Loewe número verano 2012 por César SegarraGQ o Marie Claire, y para marcas como Zara, Lacoste, Custo o Lorenzo Castillo. En cada disparo de cámara, César reúne referencias elegantes y expresivas que se amalgaman y estallan en imágenes siempre únicas y coloridas, alejadas de la convención de catálogo. La inquietud por el retrato y la moda, tanto en el backstage como en puestas en escena sumamente plásticas, le ha valido que su juventud no esté reñida con exponer en diversas capitales españolas y europeas, aparte de realizar talleres y ponencias en centros especializados. Su último proyecto, Blog Hipsters From Spain, junto al periodista Vicente Ferrer, pretende reivindicar los talentos de aquí y ahora. Por eso mismo, sin necesidad de retoques, dejemos que sea el propio César quien hable.

 

¿Recuerdas alguna anécdota de tus inicios fotográficos de la que aprendieses algo que no has olvidado nunca?

Recuerdo las primeras fotos que hacía con amigos: cualquier momento era bueno para inventar personajes, sacar ropa de algún sitio y divertirse, sin importar el día o la hora que fuese. Más que anécdotas, conservo consejos que me dieron hace mucho tiempo y que siempre tendré presentes: “no tomarse nada como algo personal”, “trabajar en ti mismo” y “no creerte ni lo malo ni lo bueno que digan sobre tu trabajo”.

 

En tu trabajo hay una fuerte presencia del retrato y del detalle: ¿te resulta más complicado controlar la forma en que se muestran los productos y las personas en estudio o en exteriores?

Aunque en estudio parece que tengas total control de la situación, también es interesante fotografiar en localizaciones, porque puedes encontrar sorpresas y distintos enfoques en cualquier rincón. Para conseguir armonía, muchas veces tiene más fuerza el azar que la teoría.

 

¿Cuáles son tus ‘mandamientos’ a la hora de preparar la fotografía de un modelo en el que debe destacar una prenda?

Que ambos tengan que ver, que convivan entre ellos y que se compaginen de forma natural. En definitiva, que conecten.

Maison Martin Margiela fashion show Paris 2011 por César Segarra

¿Cuál es la parte más divertida y la más técnica de tu proceso?

Las más divertida, sin duda, es viajar, conocer gente y trabajar con amigos. La más técnica es preparar luces y decidir cómo vamos a contar la historia.

 

 ¿En qué te inspiras como referencias para la fotografía de moda? ¿Pesa más el pasado y tus preferencias, o las tendencias actuales?

En general me inspira el día a día, las cosas que les pasan a mis amigos, una foto en Instagram, una serie, ver la misma exposición varias veces... Al fin y al cabo, parte de nuestro trabajo también es mirar y observar la vida. Y como referentes en la fotografía me gustan desde clásicos, como Diane Arbus, Richard Avedon o Robert Mapplethorpe, hasta actuales como Nick Knight, Coco Capitán, Daniel Riera o Alasdair McLellan. Es interesante saber qué es lo que ocurre en la actualidad, sin dejar de lado tu estilo ni olvidar lo que otros hicieron décadas atrás.

 

¿Las sesiones de fotografía para marcas y revistas vienen muy determinadas por la empresa o dispones de libertad para recrear el estilo que consideras más apropiado para el tema?

Se suele trabajar con un briefing y referencias de la marca, que de algún modo se parecen a mi estilo. Entonces, a partir de ahí, yo voy añadiendo ideas y posibles variaciones para contar la historia. En cuanto a revistas, te dan más libertad, siempre y cuando aparezcan bien los anunciantes. Pero en ambos casos siempre está bien que te contraten por tu estilo, no para que hagas lo que hacen otros.

The Big Black Book Esquire enero 2016 por César Segarra

¿Es indispensable el retoque para la fotografía profesional y tu trabajo?

Es igual de necesario que un estilista, un modelo o un iluminador; forma parte del equipo.

 

¿En qué aspectos es vital y en cuáles podría evitarse con un buen trabajo de estudio durante la sesión fotográfica?

The Ones2Watch diciembre 2012 por César SegarraEl retoque está presente aunque haya un buen trabajo de estudio. La postproducción puede salvar una mala foto, pero no es así como hay que entenderla. El retoque mejora imágenes y las adecua a la idea predeterminada que habíamos tenido sobre ellas. A la hora de comunicarse ambos procesos, todo depende de tu equipo de trabajo, no de Photoshop. La fotografía es comunicar, pero también has de hacerlo con las personas que trabajas.

 

¿Participas en el proceso de retoque posterior a la toma de fotografías?

Claro que sí; la fotografía la piensas, la disparas y luego la retocas, no es un proceso momentáneo. Yo les doy la identidad en cuanto a tonos, colores y brillos. Posteriormente, The HotShot, el estudio con el que trabajo tanto en retoque como en captura digital, hace el trabajo más técnico del retoque.

 

¿Consideras que el retoque fotográfico carece de límites como herramienta?

Como cualquier herramienta, hay que saber utilizarlo. Entiendo que el debate exista cuando una actriz de 70 años es fotografiada sin ninguna arruga. El cómo la industria muestra a hombres y mujeres de la misma edad de forma completamente distinta es algo en lo que las marcas han de pensar más. O, si una modelo es negra, ¿por qué a veces aparece como si fuese casi blanca? En mi opinión, el retoque ha de utilizarse para mejorar, no para desvirtuar o cambiar a alguien.

 

Por último, ¿podrías compartir una fotografía de la que te sientas especialmente orgulloso y en la que conseguiste resolver una técnica o situación fotográfica difícil?

Hace un par de años estábamos en Ibiza fotografiando a Steve Aoki en su casa. Había una piscina enorme y lo vi claro: teníamos que fotografiarle desde arriba, cayendo al agua. Nos daba mucha vergüenza proponérselo y no sabíamos si la prenda iba a resistir al cloro, pero la vimos tan necesaria que, pese a que se hizo daño, la foto quedó tal cual la pensé.Steve Aoki The Wild por César Segarra

 

El Salón MOMAD Shoes 2017 y la importancia de la fotografía de calzado

El Salón MOMAD Shoes 2017 y la importancia de la fotografía de calzado

Siguiendo su trayectoria anual, del 4 al 6 de marzo de 2017 el IFEMA de Madrid ha acogido el Salón Internacional de Calzado y Accesorios MOMAD Shoes, con 9.000 metros cuadrados de exhibición orientados a la colección de otoño/invierno 2017/18. Un total de 520 marcas del sector nacional y de otros 25 países ofrecieron una muestra de su próximo catálogo, con representantes de todos los estilos y tendencias del mercado.   

Público asistente al Salón Momad Shoes 2017 en IFEMA MadridLos participantes se organizaron a lo largo de los stands en los pabellones 5 y 7 de IFEMA, de manera que el Salón del Calzado se dividió en varias áreas que dieron cuenta de toda la oferta de la industria. Una zona Urban & Young con marcas juveniles y deportivas, y el área Kids para calzado infantil. Otra zona Casual para calzado cómodo, urbano o fisiológico. Un grupo pensado para las corrientes con menos exposición: el área Contemporánea para artesanía, el Espacio Metro para últimas tendencias y la zona EGO para marcas que empiezan su andadura. Además, el Salón del Calzado quiso demostrar su conciencia medioambiental e introdujo el área Shoes Sostenible, destinada al compromiso ecológico de la fabricación de calzado.

A la cita del Salón del Calzado no faltaron conocidos fabricantes del sector, como Mascaró, Pedro Miralles, Pura López, Pons Quintana o Menbur, junto a marcas tradicionalmente representativas del calzado hecho en España, como Victoria o Mayoral. Otras han conseguido un puesto destacado en los últimos años, como Gioseppo, Mustang, Coolway o Xti. Aparte de esta amplia representación, el Salón del Calzado también incluyó un muestrario de bolsos y accesorios de marroquinería y peletería, además de recursos para tiendas y comerciales (maniquíes, empaquetado o software, como nuestro servicio de retoque fotográfico ProRetoque).

Charla en el Foro del Salón Momad Shoes 2017 en IFEMA Madrid

Además, el Salón del Calzado MOMAD no limitó su programa a una línea expositiva en los stands de las marcas. Tanto público general como profesionales del sector del calzado pudieron disfrutar de varias exhibiciones, el Premio a la Mujer Mejor Calzada, el concurso a Jóvenes Diseñadores el Lápiz de Oro, desfiles en el espacio MOMAD Catwalk y apuestas gastronómicas en la zona de descanso Winter Terrace, con catas de aceite y vino. Como propuestas más informativas, se ofrecieron talleres, mesas redondas y conferencias en el Foro MOMAD y MOMAD Fashion Lab acerca de las nuevas estrategias de venta online y social selling, tecnología, marketing y las próximas tendencias en moda de calzado y modelos de comercio.

Este es un sector importantísimo para la economía española, que el año pasado facturó más de 840 millones de euros y experimentó un 4,23% de aumento de las exportaciones fuera de la Unión Europea. El público también parece demostrar un interés creciente, como certifica el incremento de la afluencia a esta edición del Salón MOMAD Shoes en un 14% con respecto a 2016.

Entre las charlas dirigidas a profesionales del sector, el Salón del Calzado revela la importancia del uso de redes sociales y novedades de software en la estrategia de negocio. Y es que la presencia tecnológica es cada vez mayor en cualquier rama de la moda, y el e- commerce es ya una herramienta imprescindible para un presente que se convertirá en un futuro cada vez más digital. Citas como el Salón del Calzado MOMAD Shoes combinan la presencia física con la proyección digital de las marcas. Por ese motivo, desde ProRetoque destacamos el valor clave que tiene la excelencia fotográfica y las técnicas más efectivas y depuradas de retoque fotográfico en la venta online del calzado.

Zapatillas deportivas azules de mujer marca Reebook

La fotografía de calzado es una técnica compleja, ya que abarca múltiples materiales y formas en una gran variedad de modelos, y la fase de retoque es vital para conseguir uniformidad en las colecciones y en todos los tipos presentados en una tienda online. El cliente debe convencerse de comprar un producto que, hasta ahora, a nadie se le ocurriría adquirir sin probárselo primero. Dar buena cuenta de las medidas, las proporciones y el aspecto final del zapato es una gran responsabilidad en la que es determinante un buen retoque.

Lo que consigue un buen retoque fotográfico para e-commerce es que los clientes, cuando visitan una tienda online, se sienten como paseando por el Salón del Calzado... pero sin las aglomeraciones de público. Se transmiten todos los atributos y belleza de los zapatos sin necesidad de verlos en persona y reflejando la personalidad de cada marca, tal y como se cuida en los stands del Salón del Calzado.

Como guías generales, en una tienda online los zapatos deben retratarse sobre fondos neutros, y mejor aislados que en pareja (o, por lo menos, emplear una imagen de zapato aislado como vista principal de producto). Tendrán un adecuado trabajo de sombra y silueteado que transmita solidez y la sensación de estar inspeccionando el modelo en una estantería. La mayor parte de los catálogos de zapatos en e-commerce se basan en fotografías del producto al aire, empleando soportes e hilos que serán borrados después.

Zapato deportivo marrón de hombre marca GioseppoZapatillas deportivas rosas de chica marca Victoria

Si existen varias versiones de un mismo modelo en diferentes colores, lo mejor es fotografiarlas todas, aunque puedes realizar un retoque digital para reemplazar el color. También pueden completarse las fichas con fotografías de modelo que den ejemplo del resultado durante el uso, centrándose en el pie, aunque algunas marcas emplean retratos completos como decisión de estilo, en landings, galerías o fichas de producto. El retoque de la piel de los pies del modelo es fundamental para que no distraiga la atención sobre el zapato y el conjunto sea armonioso.Zapatos negros de chico marca Coolway

Estos ejemplos son apreciables en el buen hacer de las marcas presentes en el Salón del Calzado MOMAD Shoes de Madrid.

Sin embargo, cada zapato es un mundo propio, como desvela la gran variedad de tendencias del Salón del Calzado MOMAD Shoes. Los materiales de los que esté hecho un zapato merecen distintos tratamientos en la sesión (con rellenos y hormas que mantengan la estructura y eviten arrugas), y también en la fase de corrección, para reproducir su aspecto real. Ya sea cuero, ante, tejidos de algodón o terciopelo, texturas complejas como trenzados o redecillas, charol, además de la pedrería, engastes, hebillas, encajes y ornamentos que puede incluir un modelo y que deben tratarse con el máximo cuidado.

Hay que reproducir fielmente Botas azules de ante de mujer marca Pedro Miralleslos brillos y los mates, y cuidar en la sesión que no haya alteraciones en superficies que necesitan ser cepilladas, como el ante. En el caso de zapatos hechos de materiales plásticos y brillantes, habrá que vigilar cualquier reflejo indeseado en el que puedan distinguirse formas intrusas o quemar zonas de la imagen.

Estos detalles tendrán que ser ampliados por el cliente en imágenes con zoom de buena resolución, por lo que deben retocarse hasta los elementos más minúsculos para dar el mejor aspecto posible y que todo esté perfectamente enfocado. La opción de contemplar el zapato en 360o es un añadido extra muy positivo, tal y como ofrece la marca Mascaró en su tienda online, una de las protagonistas del Salón del Calzado MOMAD Shoes.

Durante las sesiones, Vista 360 grados zapatos de tacón rosas de mujer marca Mascaródebido al transporte y manipulación, es posible que los zapatos fotografiados para un catálogo de e-commerce terminen luciendo alguna mancha, rozadura y polvo acumulado del ambiente, y que no fueron corregidos por el estilista. Estos defectos también deben ser corregidos en la fase de retoque, ya que afean el producto y no son representativos del zapato real. El cliente nunca recibirá en su casa un producto estropeado o gastado. Nunca se podrá alterar las características del zapato real, pero a fin de atraer la atención del público online, tan dependiente del sentido de la vista, habrá que destacar los colores, los cordones, el forro interior sin usar y las suelas nítidas, en las que se distinga el relieve y tipo de agarre.

Por último, se consiguen los contrastes y brillos más adecuados, y se añade una sombra o reflejo realista que redondee el conjunto y separe al zapato del fondo.Zapatillas de niña marca MayoralZapatos de novia de tacón blancos marca Menbur

Pero lo más importante es que las fotografías de producto sean homogéneas en todo el catálogo de una tienda online. Por ello, hay que respetar un tamaño constante en todas las imágenes, para conseguir vistas de parrilla armoniosas y agradables a la vista. De este modo, de un simple vistazo el cliente podrá hacerse una idea acerca de las diferencias entre unos modelos y otros, como distinguir alturas (todos los zapatos ubicados en la misma línea, ya sean planos o de tacón), y apreciar tamaños de zapato por edad (por ejemplo, los infantiles representados a una escala menor que los de adulto). Todas las variantes de un mismo modelo, por ejemplo por colores, deben presentar exactamente el mismo tipo de fotografías, con idénticas proporciones, encuadre, escala, tratamientos, reflejo o desaturación de sombra.

Todas estas indicaciones son imprescindibles para triunfar en el e-commerce de calzado y conquistar al cliente mediante catálogos online claros, bien organizados y perfectamente fotografiados, tal y como demuestran las marcas presentes en el Salón del Calzado MOMAD Shoes 2017.

El retoque en fotografía de marca para e-commerce

Sivasdescalzo

Cada vez son más las tiendas físicas que, como sivasdescalzo, con sede en Madrid y Barcelona, se abren al e-commerce mediante un catálogo online que, en este caso, ofrece principalmente calzado, pero también ropa y accesorios, de línea deportiva y marcas de gama media-alta, orientados a todos los sexos y edades. El estilo de su tienda online transmite esa misma idea de aura limpia, minimalista y moderna que brindan las marcas a través de su catálogo. Un espíritu que hace que sea indispensable una perfecta planificación de la fotografía de marca.

La vista general

La tienda destaca principalmente la consulta de catálogo por categorías de producto antes que por sexo y edad. Esto añade un reto extra a la hora de presentar los productos en las vistas generales, donde se entremezclan productos para hombre, mujer y niño. Veamos cómo su diseño sale airoso de esta dificultad.

Como insinúa el nombre de la tienda, la estrella es el calzado, que se ubica como primera opción de consulta y posee la sección más nutrida de todas. En la vista general de cualquier categoría del catálogo siempre se muestran 4 productos por fila, aunque puede escogerse que las columnas sean más largas, con 36, 48 ó 56 productos por página. Este formato de vista resulta muy agradable para consulta en dispositivos móviles y facilita contrastar unos modelos con otros. Muy similar a la experiencia de ojear una estantería., ya que se respetan las proporciones de los modelos. El retoque de fotografía de marcaUno de los inconvenientes de mezclar en una misma categoría productos para niño y adulto se resuelve eficazmente adaptando el tamaño del producto a la vista fotográfica. De este modo, en la vista previa las zapatillas para niño aparecen a menor escala que las zapatillas para adulto. Basta un vistazo para que el cliente pueda diferenciar qué modelos le convienen, y es un detalle acertado y muy útil que evita tener que abrir cada ficha de producto para averiguar el tamaño del zapato.El retoque de fotografía de marca

El retoque adecuado por sección y producto

En las vistas generales de ropa se recurre tanto a fotografías de modelos con rostro fuera de marco, a fin de destacar sólo la prenda, como a imágenes que enseñan las prendas sobre maniquí invisible o al aire. La combinación de distintos tipos de fotografía retocada permite mostrar adecuadamente las prendas: aquellas que se aprecian mejor sobre el cuerpo humano, como los pantalones anchos y ajustados, y aquellas cuyos detalles se ven mejor al aire, como las sudaderas con capucha. En este aspecto, se respeta la naturalidad de las prendas, con sus arrugas de movimiento y uso, y las formas de modelo masculino o femenino. Siguiendo con su identidad moderna y juvenil, el estilo de la tienda mantiene sin retocar detalles como los tatuajes de los modelos.El retoque de fotografía de marca: pantalones

En los accesorios, la variedad que ofrece la tienda utiliza los mismos recursos que en la ropa y el calzado. Adaptar la fotografía de producto al tamaño de cada objeto, mantener la uniformidad de los fondos, combinar vistas al aire y sobre modelo para apreciar el producto aislado o en uso, con un realce constante de los colores y las siluetas, muy fieles a la realidad.

Para los accesorios se ha trabajado muy El retoque de fotografía de marca: mochilasbien el silueteado uniforme, los brillos y texturas de cada material y la ausencia de reflejos indeseados (como las superficies plásticas y los cristales de gafa). Al igual que en el calzado, se reproduce la experiencia de observar los modelos dispuestos ante el cliente, como es el caso de las gorras, con sus diferentes sombras según el tipo de visera, o de brillos que presentan según la tela o el cuero. En las vistas de otros accesorios, como los auriculares y las gafas de sol, se añade el detalle de mostrar su embalaje, sin desperfectos, o con las etiquetas de pack-tal y como llegarán a manos del cliente, como los calcetines.

El retoque de fotografía de marca: gorras

El retoque de calzado

Se aprecia un retoque aplicado homogéneamente a todas las zapatillas, con sombras de apoyo sobre superficie para dar solidez y un buen tratamiento de los brillos y mates, que generan la sensación correcta sobre la textura de cada modelo: piel, cuero, sintético, impermeable, suelas de goma... Se han respetado las arrugas y pliegues naturales en algunos modelos, que inevitablemente aparecerán desde el primer uso, como en botas elásticas, pero no hay rastro de imperfecciones antinaturales, como polvo o manchas de manipulación. Los colores quedan bien contrastados, más brillantes o mates según el tejido, y el fondo grisáceo se ha limpiado hasta quedar perfectamente uniforme en cada fotografía, haciendo destacar cada zapato.

La homogeneidad de la fotografía de ficha de producto

El retoque de fotografía de marca: carritoAbriendo las propias fichas de producto, y siguiendo en la sección de calzado, el número de fotografías resulta numeroso y abarca todos los detalles posibles del producto. Se muestran los zapatos desde todos los ángulos deseables y útiles para el cliente, a veces con perspectivas diferentes, pero manteniendo las proporciones y la iluminación en todosEl retoque de fotografía de marca: caja ellos.

El sombreado está trabajado en todos los casos y algunas veces se recurre a sombras más sutiles, como al mostrar las cajas de embalaje, limpias y sin abolladuras. El trabajo de retoque se acentúa cuando un mismo modelo disponible en varios colores aparece retratado exactamente igual, con idénticos tamaños y tratamientos.

Las fichas contienen numerosas fotografías de detalles en todos los productos que lo permiten, junto a una última fotografía de muestra sobre modelo, más tipo catálogo. De este modo, se cubren todos los ángulos de consulta sobre cada producto, reproduciendo la experiencia de compra en tienda: cómo es el producto en la mano del cliente y cómo se ve en el  El retoque de fotografía de marca: carrito 2uso, sobre un cuerpo humano.

 

Todo está incluido: la homogeneidad en el balance de las tonalidades, la calidez y la iluminación, y el respeto por la paleta de color de cada producto, distinguiendo muy bien los flúor de los pasteles, y los brillos sintéticos de la textura de la piel o el ante. Como resultado, todas las fotografías de la tienda inspiran esa sensación de estar siempre en la misma atmósfera y visitando una marca de personalidad muy marcada, que garantiza que el producto que recibirá en casa el cliente será prácticamente igual al visto en la tienda online.

La mala prensa del retoque fotográfico

«Se supone que la naturaleza sin adulterar es la máxima perfección, mientras todas las creaciones humanas se consideran una vergüenza, abarrotan el conjunto, ¿verdad? Pero no disfrutaríamos tanto del mundo si los seres humanos no hubiésemos puesto luces eléctricas sobre él.»

El libro de las cosas nunca vistas, Michel Faber

 En el principio de la fotografía, como en todo, fue la luz, y a menudo olvidamos que la luz es la primera hechicera engañosa sobre la realidad. Cuando el equipo técnico dispone los focos dentro del estudio para obtener los mejores reflejos, brillos y sombras, está creando una atmósfera ficticia alrededor de algo, un objeto, una persona o un animal. Por supuesto, no hay que citar filosofía para asegurarnos que todo es igual de real dentro y fuera del estudio. Y, sin embargo, no dejan de crecer la mala prensa del retoque fotográfico por las opiniones que demonizan a la fotografía y, especialmente, al retoque como herramientas cuestionables que mezclan arte y objetividad, realidad y fantasía, sin ninguna responsabilidad moral.

 Brooke Shaden

© Brooke Shaden

Pero tanto la fotografía como el retoque poseen una ética y un sentido marcado acerca de cuáles son los propósitos de cada toma. El problema comienza cuando los fines comerciales y artísticos se entremezclan y difuminan en algunas prácticas, de manera que el impacto sobre el público sea confuso y, ante sensibilidades cada vez más expuestas, dañino. El centro de este debate suele estar protagonizado por las fotografías de moda que aparecen en reportajes de revistas y campañas publicitarias. Durante la sesión, la libertad creativa y la necesidad de buscar renovadas imágenes y estéticas que atraigan e impacten emborrona todos los elementos reunidos. La modelo, las prendas, los accesorios, los muebles, el escenario, el viento, se transforman en materiales para crear una instantánea bella e increíble que, en la fase de retoque, verá aún más resaltados sus rasgos: colores saturados, sombras y brillos nuevos, imperfecciones que se desvanecen.

¿Ser perfecto o natural?

La palabra mágica en este caso es la perfección. En una época dividida entre el ansia por la perfección (vital y estética) y la condena de ese imposible, una herramienta empleada para perfeccionar es rápidamente atacada. Pero un mal fin no justifica el rechazo total a los medios.La mala prensa del retoque ¿Ser perfecto o natural? En gran medida, la mala prensa del retoque fotográfico se ha asentado desde el abuso de algunas celebridades que presentan un estilo de vida imposible, el césped perfectamente verde y recortado ante todos los demás vecinos del mundo. El retoque indebido existe en estos casos, cuando la realidad es alterada para parecer lo que no es. Un cuerpo humano modificado, objetos o fondos añadidos a una escena diferente. Todo lo que no es propio del cuerpo humano o de la escena, lo que se suma o se resta como trampa.

Aquí aparece la segunda palabra mágica del dilema, que es la naturalidad. Que un rostro humano tenga imperfecciones es natural. Que la luz incida de cierta manera sobre ese rostro humano y lo haga parecer más fino también es natural, es un efecto lumínico. Que en la fase de retoque la fotografía se altere hasta el punto de que cambie el puente de la nariz, la forma de la mandíbula o el color de los ojos no es natural. Llegados a este punto, las opiniones se dividen entre el efecto que tienen la luz y el retocador sobre las imágenes: ¿están creando, están siendo creativos, o están sobrepasando la representación?

La reacción generalizada es de rechazo hacia todo lo que suponga una desviación exagerada de la realidad. Cuando el propósito no es crear una ficción, se espera que la imagen no altere lo existente. Mientras algunos personajes públicos prefieren abusar de esas alteraciones para parecer más perfectos, delgados, jóvenes o musculosos de lo que son, otros famosos (y organizaciones, como la Britain’s Advertising Standards Authority) se han convertido en altavoces de denuncia. Modelos, cantantes y actrices molestas al no reconocerse en fotografías de portadas, anuncios y reportajes. Ellas, acostumbradas a crear ficciones y a largas sesiones de preparación estética, saben que incluso en su caso existe un límite.

La mala prensa del retoque Inma Cuesta en El PeriódicoEjemplos sonados como el de Inma Cuesta en El Periódico, Jennifer Lawrence en la portada de Fiore o Lena Dunham en Vogue dan cuenta del enfado de las famosas al ver que sus caderas, bustos, mandíbulas y cinturas cambian en la sala de retoque para darles otras formas y complexiones, en teoría más ajustadas a lo que es bello y atractivo. La expresividad y la personalidad de la retratada se anulan en favor de una supuesta perfección de muñeca irreal, donde tienen campo libre convenciones sexistas y racistas, como aclarar la piel negra (Kerry Washington en la portada de InStyle). Además, continúa siendo más común aplicar excesos de retoque en mujeres que en hombres. En parte por creencias extendidas como que en ellas las arrugas afean pero en un hombre son señal de madurez, aunque a ellos también se les alisa la piel, se uniformiza el vello facial, se arregla la línea recesiva del cabello o se reajustan sus cuerpos para encajar en composiciones imposibles, como sucedió con el cantante Adam Levine para la edición rusa de Vogue.

La prensa en contra del retoque

La mala prensa del retoque Kate Winslet y L’OrealA veces el retoque es exagerado, imposible de negar. Pero en otros casos, estos escándalos se  convierten en un enfrentamiento entre el testimonio de la modelo y el del fotógrafo o agencia, sin que se llegue a saber la verdad. Esconder los trucos y hacerlos pasar por efectos de iluminación no hace ningún bien al prest igio del retocador, y conlleva que algunas celebridades lleguen a firmar contratos con limitaciones de retoque, como Kate Winslet y L’Oreal. La responsabilidad es doble: las retratadas desean sentir el control sobre sus cuerpos e identidad, y no influir negativamente en fantasías socioculturales y trastornos y complejos derivados en el espectador.

Las estrellas reivindican el look natural como una forma de derribar el imperio de las apariencias y de la perfección idealizada, aunque al mismo tiempo formen parte de esa industria. La batalla acaba afectando a toda la práctica profesional, incluso a la que es ajena a ese ámbito. El retoque sigue siendo necesario, así como siguen siendo necesarias la luz y la electricidad, aunque en manos equivocadas tengan aplicaciones nefastas. Precisamente, el retoque puede ayudar a lograr esa impresión de naturalidad y de agrado para la vista. Frente al mito de que lo que está sin tratar es más puro, el retoque es funcional y vital como parte del trabajo artístico y de las herramientas que necesitan ramas fotográficas como el e-commerce para conseguir buenos resultados.

Nadie es perfecto, y el retoque no pretende inventar la perfección, sino ayudar al espectador a apreciar mejor las cosas. Hay que diferenciar entre los engaños del ojo humano y del ojo de la cámara. Y no todo el mundo es capaz de distinguir cuándo se produce un engaño visual.

La inmediatez de las redes sociales podría ser el gran movimiento anti-retoque, como las instantáneas sin adulterar de Twitter, tomadas por individuos anónimos sobre sucesos en tiempo real. No obstante, a menudo se revela que otros usuarios alteran hasta sus selfies y fotos espontáneas, porque el retoque se convierte en un juego al alcance de todos: los famosos filtros de Snapchat. Esto se traduce en que otras opiniones defienden que el retoque nunca es deshonesto, sino que depende de si el espectador está advertido o no. ¿Deberían entonces reconocerlo en alguna sección todos los e-commerce? ¿O es algo que se da por sentado, así como ya todo el mundo da por entendido que la imagen de una actriz en un cartel está retocada?La mala prensa del retoque Mat Baker                                                                            © Mat Baker

Ciertas fotografías históricas han conseguido convertirse en iconos de la memoria colectiva y en hitos artísticos; en todas ellas se aplicó algún tipo de reajuste, físico o en el laboratorio. Gracias al retoque, el fotoperiodismo gana en textura, color, luminosidad y profundidad, haciendo la fotografía más cercana al modo en que el ojo ve y construye una escena de manera tridimensional. Al mismo tiempo, el retoque puede determinar la impresión generada en el espectador: un desierto puede parecer más desolado que soleado, una aldea más triste y una revuelta más violenta.

Los recuerdos, privados e históricos, nunca son totalmente fieles a la realidad, sino el resultado de un juego de luces, tal y como funciona en directo nuestra visión óptica. Sin embargo, mientras el retoque analógico (la influencia del tipo de película, objetivo y cámara) no se considera un problema, el retoque digital
enseguida se arroja a una zona dudosa, en parte por la ausencia de un código deontológico uniforme (ejemplos de los límites éticos establecidos por varias organizaciones: http://www.americanphotomag.com/processing-news-retouching-photojournalism#page-7). La famosa agencia Reuters, por ejemplo, prohíbe a sus fotógrafos emplear airbrush, auto levels, blurring, eraser tool, quick mask, in-camera sharpening o in-camera saturation styles.

La prensa a favor del retoque

En este sentido, no falta quien opina que el retoque es un arma artística sin límites. Sin embargo, esta corriente considera que el retoque busca provocar y embellecer, y que la belleza posee una función estética, cuando el retoque también persigue una belleza práctica: la que elimina lo que molesta, lo que nunca fue invitado y desvirtúa lo mostrado. Una novela nunca es el manuscrito original del escritor, sino que debe pasar por manos expertas en estilo, narración y maquetación que limpien sus erratas, sus manías y descuidos. En una sesión de fotografía hay cabellos sueltos, polvo, manchas, ojeras de cansancio, salpicaduras y cables, entre decenas de imprevistosLa mala prensa del retoque Frieke Janssens.

El escepticismo se pregunta: ¿es legítimo planchar una prenda que el cliente va a recibir arrugada, o borrar los contenedores de basura de una playa preciosa para una agencia de viajes? El ateo de los límites se dice: ¿por qué no convertir los productos y los paisajes en una fantasía, ya que eso es lo que desea consumir el individuo y hoy en día todo el mundo conoce los trucos? Entre los dos extremos, la regla fundamental es distinguir lo que significa retocar y lo que comporta falsear.                                              © Frieke Janssens

La resolución al dilema no es muy diferente a otros ámbitos: el problema no es la herramienta, sino el uso, y que la deshonestidad de unos arroje desprestigio sobre todos.